SAN RAFAEL HISTORIA - PIONEROS

Francisco Lodi
Francisco Lodi

Francisco Lodi hablaba italiano y se consideraba italiano, pero en realidad había nacido en un cantón suizo ubicado en el límite con Italia, en 1884. Cuando escuchó hablar de América y de las posibilidades de lograr un mejor estilo de vida, decidió emigrar a la Argentina y en un primer momento se instaló en Salta, pero no le agradó mucho y se trasladó a Mendoza.

Primeramente estuvo en San Martín, donde conoció a una joven italiana, de Údine que había venido de paseo con sus padres.

Los jóvenes se enamoraron, él le pidió que se casaran y se quedara en la Argentina. La joven tenía tan sólo 16 años y les costó un poco convencer a sus padres, que no querían dejarla, pero finalmente al verlos tan felices aceptaron y se celebró el matrimonio: Francisco se casó con Catalina Sfredo.

El matrimonio tuvo 9 hijos: Héctor, Carlos (1903), Teresa, Ernesto (1909), Julio, Serafín, Roberto, Septimio y Víctor. Se trasladaron a San Rafael, donde consiguió trabajo con don Melitón Arroyo, en Rama Caída. Las tierras eran incultas y estaban ubicadas entre la Ruta 143 y la calle Gutiérrez.

Comenzó a trabajarlas como si fueran propias, realizó todos los trabajos previos que hacían los agricultores para poder regar y plantar. Las dejó niveladas, luego hizo los surcos y las acequias para que el riego llegara a todas partes, trabajo que realizó con bueyes y cuando estuvo lista plantó viñedos y olivares.

Francisco era el encargado de todas las tierras y tenía a su cargo contratar a todos los obreros. Contaba como anécdota que en cierta ocasión había llegado un grupo grande de españoles a pedir trabajo, pero antes de cerrar el trato lo único que preguntaron fue: "¿Cuántos cigarrillos nos dejan fumar en el trabajo?". Por lo visto era lo único que les interesaba, ni el sueldo, ni la comida, sólo la cantidad de cigarrillos que pudieran fumar ¡Qué adicción!

Las tierras las dividieron en parcelas que se fueron vendiendo. Francisco compró también varias parcelas y las siguió trabajando hasta que tuvo los viñedos en producción, entonces levantó una importante bodega donde elaboró varios años.

Al principio lo hizo solo, pero después formó una sociedad con Rodolfo Castro Toro, quien era un enólogo muy importante en San Rafael.

Mudanza

En 1927 decidió vender, ya que quería trasladarse más cerca del centro para que sus hijos pudieran asistir a la escuela. El edificio se transformó en la Cooperativa La Rafaelense. Con el dinero de la venta adquirió tierras cercanas al centro para que pudieran asistir sus niños a la escuela. Muchos de ellos fueron profesionales. Le ofrecieron una manzana en pleno centro, a muy buen precio era a $0,40 el metro cuadrado, lugar donde luego se construyó el Banco de Mendoza.

La bodega en la Sarmiento

Sin embargo no la quiso, él quería tener también viñedos, de modo que adquirió en la zona de Balloffet, desde la actual calle Sarmiento por el Sur hasta la Iglesia de San Antonio, al Norte. Por el Este llegaba a Los Franceses y Perú, lugar donde construyó su amplia casa para contener a sus hijos primero, y después también a sus nietos. La casa era lindera con la bodega de León Guillemot, de la cual en estos momentos ya no queda nada.

Comenzó a construir la bodega en la esquina de las actuales avenidas Balloffet y Sarmiento en el año 1928, la continuó en 1929 y la terminó en 1930. Era una bodega muy amplia con capacidad para 1.300.000 litros. Fue enólogo de su bodega don Hugo Pilati, quien le enseñó mucho.

Después don Francisco se hizo muy amigo de Valentín Bianchi, a quien le enseñó secretos del proceso de la elaboración del vino. En cierta ocasión en que don Valentín estaba desesperado por el bajón en las ventas, le prestó dinero para salir del paso.

Cuando la nueva bodega de calle Balloffet de Francisco Lodi comenzó a producir, vendía en San Rafael el vino embotellado y en varias regiones del país en bordalesas. En tiempos pasados, envasar el vino en las botellas era un trabajo bastante difícil, en primer lugar las botellas debían lavarse en grandes piletones o bateas llenas de agua con un poco de soda caustica, donde se colocaban en remojo para que la suciedad se ablandara. Esta tarea era realizada por un grupo de obreras, que las lavaban con cepillo y luego las enjuagaban con un chorro a presión. Después se ponían a escurrir boca abajo, en un principio en cajones de madera y después de hierro, esto a veces les lastimaba las manos.

El embotellado y tapado con corcho se hacía manualmente, lo efectuaban los varones, ya que era un trabajo muy complicado. Años después comenzó a fraccionar en damajuanas de 5 y 10 litros. Cuando en su proceso el vino comienza a fermentar genera mucho calor y debe enfriarse. Don Francisco aún no había podido adquirir maquinaria refrigerante, entonces para enfriar el vino habían ideado un sistema muy ingenioso: hacían pasar unos 10 caños de 2 pulgadas por el canal Sarmiento, que regaba los árboles de la avenida Balloffet, y en su interior circulaba el vino para que el agua del cauce lo enfriara.

La gente al pasar veía las mangueras y como no sabía qué estaban haciendo, decían: "Mirá como "bautizan" el vino ¡Qué descaro, a la vista de todos!". Había registrado la marca Lodi en sus variedades blanco, tinto y en especial el más famoso de todos: el moscatel Lodi.

Este era un vino seco, muy rico, muy apreciado, al abrir la botella se podía percibir el perfume de la uva sin ningún agregado químico. Don Francisco nunca contó el secreto de cómo lo hacía, por lo que nadie sabe actualmente cómo hacerlo. Como publicidad, en cierto momento hicieron unas jarritas de cerámica con la forma de un pingüino, que decía Vino Lodi, utilizadas para servir en los restaurantes. Esto se sigue haciendo en muchos países, sobre todo en el mediterráneo,donde el vino se sigue vendiendo en damajuanas.

Anterior a la década del 50 ampliaron la bodega y construyeron enormes piletas cilíndricas que le dieron capacidad para 1.000.000 de litros más. El bodeguero comenzó a vender parcelas de terrenos a otros inmigrantes, sobre calle Sarmiento, sin documentar y les pedía que le pagaran cuando pudieran. Todos le pagaron, eran otros tiempos, cuando la palabra dada valía y nadie se atrevía a faltar a su “palabra”.

Años después donó el terreno para hacer un asilo en San Antonio, pero sólo se pudo construir la iglesia y posteriormente la escuela. En un momento comenzaron a sacar el sarro de las piletas y lo vendían a la química “El Globo”, situada en la actual calle Juan XXIII, que lo industrializaba, haciendo el cremor tártaro y ácido tartárico. El orujo lo vendían a don Lisandro Federico Rodríguez, que en su destilería de El Chañaral hacía la grapa “Los Pámpanos”, reconocida en todo el país. Para evitar los accidentes que se producían cuando ingresaban los obreros a las piletas para limpiarlas y sacar el sarro, ya que podían morir intoxicados,  pintaron las piletas con una pintura especial, como loza, para evitar que se pegara el sarro.

En un galpón estaba la tonelería donde armaban los toneles muy grandes y arreglaban las bordalesas. Fue tonelero de esta bodega el señor Carlos Reynal, de nacionalidad francesa. Por el ferrocarril enviaban el vino a Buenos Aires en bordalesas y posteriormente instalaron una planta de fraccionamiento en San Nicolás de los Arroyos.

El edificio quedaba muy cerca del ferrocarril y tenían una extensión de las vías, y en los tiempos en que el vino se llevaba en grandes tanques llegaba el tren hasta la planta para descargar el vino. En 1958 vendieron la planta. Cuentan los nietos que al llegar la Navidad no había regalos, pero la abuela Catalina les preparaba montoncitos de monedas para cada uno, por lo que ninguno faltaba a la cita el día de Navidad para buscar sus moneditas.

Don Francisco falleció en 1958 y su esposa algunos años después. Los descendientes, después de alquilar un tiempo la bodega, decidieron venderla. Finalmente se cerró en 1966. Hoy en ese sitio, sobre las piletas subterráneas, se encuentra la moderna concesionaria de automóviles Chevrolet Amsat de la familia de Anuar Sat.

Fuente: Diario UNO Textos: María Elena Izuel

Guía La Melezca

Guía La Melezca

Completa guia de bodegas y restaurantes del Sur de Mendoza. Consulte precios de publicacion.

MAPA GPS

MAPA GPS

Innovador mapa del Cañón de Atuel y Valle Grande con los principales prestadores de este atractivo destino turístico.

Agenda Cultural

Todo lo que ocurre en San Rafael en un sólo lugar.

Historia

Historia

La historia, sus pioneros y todas las fotos que cuentan en detalle los orígenes de San Rafael.